Las Cartas arqueológicas y la reescritura de la historia municipal

ADEL Sierra Norte impulsa desde el año 2010 la elaboración de las cartas arqueológicas de los municipios incluidos dentro de su ámbito territorial. El arqueólogo Ricardo Barbas y su equipo han finalizado ya las que corresponden a Arbancón y a Arroyo de Fraguas, y está a punto de cerrarse ya también la de Jadraque.

Sigüenza. 6 de octubre de 2011. La Junta Directiva de Adel Sierra Norte, en su reunión de mayo de 2010, acordó subvencionar las cartas arqueológicas en los 85 municipios que integran su territorio dentro de la medida 323 “Conservación y Mejora del Patrimonio Rural”, en el marco del Programa de Desarrollo Rural 2007-2013, Aplicación Eje 4 Leader. Fueron 43 los municipios que se acogieron a la convocatoria realizada en su día. En la actualidad, sigue en marcha la elaboración de muchas de ellas, algunas ya muy próximas a su fin.

Ya ha concluido la labor de los técnicos en dos localidades, Arbancón y Arroyo de Fraguas, en las que el Grupo de Desarrollo Rural ha invertido un total de 6.000 euros, subvencionando el 84% de la inversión. El resto han sido aportaciones municipales. Muy cerca de su conclusión está también la de Jadraque.

Las tres son obra del arqueólogo Ricardo Barbas y de su equipo. “Junto al desarrollo de una comunidad, existe toda una serie de elementos que sirven para añadir un valor especial o específico a lo ya conocido, a lo recordado, o incluso a lo olvidado. Uno de estos instrumentos son las cartas arqueológicas, convertidas en todo un catálogo de singularidades diferenciadas por técnicas, tiempos, culturas, de especial relevancia a la propia génesis de un territorio, gentes, campos, aguas y bosques, producto de la huella del hombre y de la propia vida sobre el entorno”, afirma Barbas.

Arroyo de las Fraguas o el corazón metamórfico metalífero, Arbancón entre dos mundos, la Sierra y la Campiña o el Jadraque-Castejón sobre al Henares junto a la Alcarria, son los protagonistas de estas historias desgranadas íntimamente mediante el trabajo y publicación de la memoria de sus cartas arqueológicas, verdaderas ventanas abiertas a otros mundos fosilizados en sus territorios. La historia de Arbancón se extiende a lo largo de siglos. Desde los asentamientos de la edad de Bronce hasta la reciente desaparición del municipio de Jocar, han sido muchos los acontecimientos de los que ha sido testigo esta parte de la provincia. Algunos de los más tristes tuvieron lugar durante la Guerra Civil. A esta contienda pertenece una trinchera de 3,5 kilómetros de longitud que se extiende a lo largo del Alto de la Cruz, en la línea que va desde Arbancón a Cogolludo.

El nombre de Arroyo de las Fraguas recuerda el olor de las fraguas de carbón de brezo, el incesante martillear al yunque, y la afanosa vida de la minería de las montañas, que al son de las estaciones contribuían a extraer minerales del corazón granítico de estos sistemas metamórficos. Esta situado en un valle en U en medio de un inmenso verde perenne de rebollos, brezos y gayubas, que brilla en oro gracias a su arquitectura dorada. Esta es recia y pequeña en dimensiones, con la humildad de encontrarse entre las altos y desnudos rocallones de las sierras que le rodean. Zona tradicional de pastos de verano y una agricultura casi relíctica, los restos arqueológicos más importantes nos hablan de los antiguos y duros pobladores, asociados a la actividad ganadera y minera ancestral de carácter estacional, que desde estas montañas iban desgranando poco a poco las pepitas del metal, que acarreado por los viejos caminos y senderos por la caballería, bajaban aguas abajo, hacia los centros urbanos y mercados de las vegas. Montañas admiradas desde antiguo por su riqueza, el hombre las venera y sacraliza, Santois y su antiguo pueblo, y la omnipresente vista y romería al Sacro Santo Monte del Alto Rey, así lo confirman. Sólo queda recordar el dicho popular de Doña Margarita Gil : “Tomillar, moroquero y Peñas de Castillar, cuantas calderitas de oro en tu seno se encontrarán”.

Un trabajo concienzudo

Desde las altas montañas, de corazón duro pero maleable al fuego de pequeñas fraguas, hasta la vega de los ríos donde las primeras culturas cerealistas abrían los campos para hacerlos fértiles, el trabajo del arqueólogo consiste en leer e interpretar sobre el terreno cada resto diferenciador de episodios pasados, desde un pequeño fósil en las costras calizas de los páramos terciarios, hasta las labores industriales de los siglos XIX y XX. El investigador, bajo los parámetros de una estructurada metodología de trabajo, debe centrarse primero en el estudio previo de las fuentes documentales existentes, lecturas obligadas que ponen en antecedentes y dan pistas de los elementos más importantes a documentar. “Este es un momento de verdadero ratón de biblioteca, archivos y museos, en búsqueda de objetos y textos dispersos que nos llevan poco a poco a estructurar y planificar el posterior trabajo de campo”, prosigue Barbas. También los informantes locales son un verdadero tesoro para el arqueólogo. “Nos dan cuenta de la fabulosa tradición oral y la información de la toponímica menor, que tantos y tan buenos resultados añaden a la información arqueológica”, certifica el historiador.

El trabajo de campo lo caracteriza el paso lento pero firme del arqueólogo sobre el terreno, siempre en grupos de prospección, con más o menos cercanía entre sus miembros, y con la vista en el suelo. Campos de cultivo a pie, barro y polvo, densos bosques de encinar y arbustos, el vado de los ríos, subiendo y bajando laderas, o serpenteando en pequeñas oquedades, se hacen camino. Durante este tiempo predomina el silencio y el pensamiento, rotos muy de vez en cuando ante el pequeño hallazgo de una pieza susceptible de ser algo más. “En ese momento el corazón se acelera, el paso es más lento y se detiene, la vista se agudiza. ¿Será un hallazgo aislado, o los restos de un gran poblado perdido?”, describe el arqueólogo.

Todo el trabajo de campo es documentado día a día, tras la larga jornada. Se hace el resumen, se rellenan las fichas, los materiales arqueológicos se ponen en bolsas etiquetadas, y las fotográficas se descargan en el ordenador, todo con cuidado meticuloso como pruebas policiales de reconstrucción de hechos. El trabajo de gabinete viene a continuación. Se realiza bajo cubierta, las piezas arqueológicas son lavadas, etiquetadas, sigladas y se depositan en el museo arqueológico provincial. Toda la información se enumera y estructura. Entonces es cuando “las piedras hablan”. Análisis matemáticos, estadísticas, distribuciones territoriales, tipo de materiales y estudios cualitativos y cuantitativos abren las puertas a la memoria más profunda del municipio.

El Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte estrena sede en Sigüenza

El Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte estrena sede en Sigüenza En la dirección Plaza de Don Hilario Yabén, 1, Escalera Izda. 1 19250, de Sigüenza.

Se mantienen el e-mail de contacto, adel@adelsierranorte.org y el teléfono, 949 39 16 97.

Sigüenza. 12 de julio de 2011. Desde finales de junio la sede social del Grupo de Desarrollo Rural ADEL SIERRA NORTE ha cambiado del local situado en el Ayuntamiento de Sigüenza a la Plaza de Don Hilario Yabén, 1, escalera izquierda, primera planta. “Nuestra nueva oficina es mucho más grande y luminosa, acorde con el propósito que nos ocupa, el desarrollo de la Sierra Norte”, explica la gerente del Grupo, Laura Ruiz. ADEL mantiene su número de teléfono habitual, 949 39 16 97 y el correo electrónico adel@adelsierranorte.org

La nueva oficina, ubicada en el emplazamiento que antes ocupaba la notaría de Sigüenza, dispone de más de 100 metros cuadrados de superficie útil desde los que atender convenientemente a los emprendedores privados y a los representantes de los 85 municipios que integran el territorio de actuación de ADEL. Además de dos despachos, con mostrador de atención al público uno de ellos, la recién estrenada sede social de ADEL dispone de una amplia sala de reuniones en la que a partir de ahora se van a realizar las juntas directivas de la Asociación a las que son convocados sus 19 miembros actuales.

ADEL edita el número 2 de su revista divulgativa “La Pizarra de la Sierra Norte”

Se trata de la publicación semestral del Grupo de Desarrollo Rural.

Sigüenza. 19 de julio de 2011. El Grupo de Desarrollo Rural ADEL acaba de editar el número 2 de su revista semestral “La Pizarra de la Sierra Norte”, que se distribuirá en los 85 municipios que integran el territorio sobre el que actúa el Grupo.

En este número dos “La Pizarra” mantiene las secciones fijas de la revista destinadas a divulgar las líneas de ayuda que el Grupo de Desarrollo Rural pone a disposición de municipios y emprendedores, muestra ejemplos de éxito alcanzados por la iniciativa privada como el taller Boxes de Atienza, el Hostal de Doña Blanca en Sigüenza o la Casa Rural La Carbonera de Jadraque, también cómo han empleado los fondos que les han llegado de ADEL algunos ayuntamientos y tiene también un sitio para mostrar las bellezas, en este segundo número naturales, del Parque Natural del Río Dulce de la mano de dos agentes medioambientales de la JCCM que lo conocen a la perfección.

En el apartado de entrevistas, Marcos López, presentador del Telediario del fin de semana en TVE1 y seguntino oriundo, cuenta a los lectores de La Pizarra cuál es su relación con la Sierra Norte y especialmente con la ciudad de Sigüenza. En el apartado de opinión, el actual vicepresidente de ADEL, Eugenio Esteban de la Morena, hace una semblanza histórica de la Asociación desde su punto de vista.

Para terminar los contenidos la revista recoge reportajes sobre la participación de ADEL en el Día de Guadalajara en Madrid, sobre la Mesa de Desarrollo Rural y sus resultados en la zona y también sobre el pueblo de Hiendelaencina, visto por Joaquín Latova, un emprendedor que decidió construir allí un alojamiento rural al que bautizó como El Fielato. “El primer número de la revista tuvo una buena aceptación, por lo que hemos consolidado las secciones de contenido que más gustaron, profundizando en nuevos aspectos del Grupo. Por supuesto, tomamos muy en cuenta la opinión de nuestros socios para evolucionar nuestra Pizarra de la Sierra Norte para que acabe siendo lo que ellos quieren que sea, siempre desde un punto de vista divulgativo y constructivo”, explica Laura Ruíz, gerente del Grupo.

Adel Sierra Norte, presente por segunda vez en el Día de Guadalajara en Madrid

  • Debido al éxito obtenido por la iniciativa el año pasado, en 2011 el Día de Guadalajara en Madrid se ha convertido en un fin de semana.
  • El Grupo de Desarrollo local comparte un expositor en la Plaza de Jacinto Benavente con los otros tres que hay en Guadalajara: ADAC, FADETA y Molina.

Madrid. 18 de junio de 2011. Guadalajara es protagonista del fin de semana madrileño. Lo más castizo de la ciudad, el eje que componen las Plazas de Santa Cruz, de Jacinto Benavente y de Santa Ana, se ha llenado hoy con lo mejor de nuestra provincia en evento que contaba ya con el magnífico precedente del año pasado, y que, en virtud de sus excelentes resultados, ha duplicado su presencia temporal en Madrid para pasar de un día a dos en este soleado fin de semana de junio de 2011.

Teniendo en cuenta la experiencia del año 2010, los expositores han sido agrupados por temas. ADEL Sierra Norte ha estado presente en el área reservada a las instituciones, compartiendo espacio en el mismo stand con los otros tres grupos de desarrollo rural que hay en Guadalajara: Fadeta, ADAC y Molina.

Además de informadores que entregarán toda la documentación a lo largo del fin de semana, Laura Ruíz, gerente de ADEL, así como el resto de los integrantes del equipo de gestión del Grupo van a estar presentes a lo largo del fin de semana. “Con nuestra presencia en Madrid nos marcamos principalmente dos objetivos. En un foro como este, con tanto tránsito de personal interesado en nuestra provincia, quizá nuestra función más importante aquí sea la de dar a conocer la comarca de la Sierra Norte, siempre resaltando sus posibilidades de negocio, que las tiene y muchas. En segundo lugar también es muy interesante coincidir en el mismo escenario con una buena representación de los emprendedores de Guadalajara que han venido a mostrar su producto en el Día de Guadalajara en Madrid. También entre ellos difundimos la labor de los grupos de desarrollo rural, haciéndoles ver que, si tienen una buena idea para invertir en la Sierra Norte, pueden contar la ayuda de fondos europeos para llevarla a cabo”, decía esta mañana Ruíz.

Adel está repartiendo más de 2000 folletos en la Plaza de Jacinto Benavente con contenidos de todo tipo que divulgan las ayudas que el grupo puede hacer llegar a los emprendedores, guías turísticas de la Sierra Norte, guías gastronómicas o la revista divulgativa de la actualidad de ADEL, La Pizarra de la Sierra Norte. “El balance del año pasado fue positivo. Madrid es el origen de la mayor parte del turismo que llega a Guadalajara, y desde luego hacer campaña aquí es un hecho que se debería consolidar, ampliándolo y mejorándolo en lo posible con la experiencia de los años anteriores”, terminaba esta mañana la gerente de ADEL.

Futuros agentes de desarrollo turístico visitan proyectos exitosos en Sigüenza de la mano de ADEL

Los técnicos de ADEL Sierra Norte explicaron a diez alumnos de desarrollo turístico procedentes de la Comunidad de Madrid cuáles son las ayudas que gestionan para el sector y les mostraron dos iniciativas exitosas en la ciudad de Sigüenza, el Hotel HC y el Restaurante El Doncel.

Sigüenza. 02 de mayo de 2011. Diez alumnos que cursan estudios para convertirse en agentes de desarrollo turístico en la Comunidad de Madrid visitaron la ciudad de Sigüenza la semana pasada para conocer en primera persona la labor de los técnicos que trabajan de la mano de las administraciones en los Grupos de Desarrollo Rural, y también la labor de promotores privados que han puesto en marcha iniciativas turísticas exitosas con la ayuda de los fondos europeos.

Laura Ruíz, gerente de ADEL, y Jesús Letón y Mercedes Díez, técnicos del grupo, explicaron inicialmente al grupo en qué consiste su labor diaria y también, a grandes rasgos, las líneas de ayuda que tramitan para ayuntamientos y emprendedores que deciden establecerse o ampliar sus negocios en el territorio de actuación de la Sierra Norte. Posteriormente la gerente acompañó a la expedición de madrileños a conocer dos iniciativas turísticas exitosas establecidas en la ciudad de Sigüenza. En primer lugar el grupo visitó el hotel HC, que abrió sus puertas en la ciudad hace ahora un año. El establecimiento hostelero de tres estrellas, propiedad de la familia Hombrados, tiene 24 habitaciones, sala de convenciones y está situado al comienzo del Parque de la Alameda, junto al río Henares. Pedro Hombrados, propietario del hotel, fue el encargado de mostrarles a los estudiantes las instalaciones, todas de nueva planta.

Para terminar su periplo seguntino, Ruíz acompañó a los visitantes hasta las instalaciones del Restaurante/Hotel El Doncel de Sigüenza. Allí Enrique Pérez mostró a los alumnos de turismo su establecimiento por dentro, desde el comedor a la cocina, pasando por las habitaciones y terminando en la funcionalísima aula de El Doncel desde la que los hermanos Pérez, el propio Enrique y Eduardo, enseñan, y ofertan un lugar en el que impartir 00clases de gastronomía. Al terminar la presentación de las instalaciones, los alumnos, muy interesados por la exposición de Enrique, consultaron sus dudas y pidieron consejo al restaurador para las futuras acciones que quieren poner en marcha. El objetivo del curso es hacer a los alumnos capaces de reconocer, detectar e investigar en un área determinada, sus recursos y posibilidades turísticas, catalogarlos, definir la demanda, características y necesidades, analizar proyectos y su impacto y llevar a cabo planes de comercialización de los productos, rutas, itinerarios, monumentos. Los diez alumnos son trabajadores desempleados inscritos en las oficinas de empleo, y trabajadores ocupados con mejora de empleo. Lo imparte la empresa INGECOM, consta de 300 horas lectivas, y el conocimiento de la realidad empresarial seguntina ha sido una de las últimas lecciones prácticas que han recibido. El curso lo financian la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo, motivo este último del que deriva la colaboración con otras iniciativas, como es la que lleva a cabo el Grupo de Desarrollo Rural ADEL, igualmente financiadas por Europa.