Las Cartas arqueológicas y la reescritura de la historia municipal

ADEL Sierra Norte impulsa desde el año 2010 la elaboración de las cartas arqueológicas de los municipios incluidos dentro de su ámbito territorial. El arqueólogo Ricardo Barbas y su equipo han finalizado ya las que corresponden a Arbancón y a Arroyo de Fraguas, y está a punto de cerrarse ya también la de Jadraque.

Sigüenza. 6 de octubre de 2011. La Junta Directiva de Adel Sierra Norte, en su reunión de mayo de 2010, acordó subvencionar las cartas arqueológicas en los 85 municipios que integran su territorio dentro de la medida 323 “Conservación y Mejora del Patrimonio Rural”, en el marco del Programa de Desarrollo Rural 2007-2013, Aplicación Eje 4 Leader. Fueron 43 los municipios que se acogieron a la convocatoria realizada en su día. En la actualidad, sigue en marcha la elaboración de muchas de ellas, algunas ya muy próximas a su fin.

Ya ha concluido la labor de los técnicos en dos localidades, Arbancón y Arroyo de Fraguas, en las que el Grupo de Desarrollo Rural ha invertido un total de 6.000 euros, subvencionando el 84% de la inversión. El resto han sido aportaciones municipales. Muy cerca de su conclusión está también la de Jadraque.

Las tres son obra del arqueólogo Ricardo Barbas y de su equipo. “Junto al desarrollo de una comunidad, existe toda una serie de elementos que sirven para añadir un valor especial o específico a lo ya conocido, a lo recordado, o incluso a lo olvidado. Uno de estos instrumentos son las cartas arqueológicas, convertidas en todo un catálogo de singularidades diferenciadas por técnicas, tiempos, culturas, de especial relevancia a la propia génesis de un territorio, gentes, campos, aguas y bosques, producto de la huella del hombre y de la propia vida sobre el entorno”, afirma Barbas.

Arroyo de las Fraguas o el corazón metamórfico metalífero, Arbancón entre dos mundos, la Sierra y la Campiña o el Jadraque-Castejón sobre al Henares junto a la Alcarria, son los protagonistas de estas historias desgranadas íntimamente mediante el trabajo y publicación de la memoria de sus cartas arqueológicas, verdaderas ventanas abiertas a otros mundos fosilizados en sus territorios. La historia de Arbancón se extiende a lo largo de siglos. Desde los asentamientos de la edad de Bronce hasta la reciente desaparición del municipio de Jocar, han sido muchos los acontecimientos de los que ha sido testigo esta parte de la provincia. Algunos de los más tristes tuvieron lugar durante la Guerra Civil. A esta contienda pertenece una trinchera de 3,5 kilómetros de longitud que se extiende a lo largo del Alto de la Cruz, en la línea que va desde Arbancón a Cogolludo.

El nombre de Arroyo de las Fraguas recuerda el olor de las fraguas de carbón de brezo, el incesante martillear al yunque, y la afanosa vida de la minería de las montañas, que al son de las estaciones contribuían a extraer minerales del corazón granítico de estos sistemas metamórficos. Esta situado en un valle en U en medio de un inmenso verde perenne de rebollos, brezos y gayubas, que brilla en oro gracias a su arquitectura dorada. Esta es recia y pequeña en dimensiones, con la humildad de encontrarse entre las altos y desnudos rocallones de las sierras que le rodean. Zona tradicional de pastos de verano y una agricultura casi relíctica, los restos arqueológicos más importantes nos hablan de los antiguos y duros pobladores, asociados a la actividad ganadera y minera ancestral de carácter estacional, que desde estas montañas iban desgranando poco a poco las pepitas del metal, que acarreado por los viejos caminos y senderos por la caballería, bajaban aguas abajo, hacia los centros urbanos y mercados de las vegas. Montañas admiradas desde antiguo por su riqueza, el hombre las venera y sacraliza, Santois y su antiguo pueblo, y la omnipresente vista y romería al Sacro Santo Monte del Alto Rey, así lo confirman. Sólo queda recordar el dicho popular de Doña Margarita Gil : “Tomillar, moroquero y Peñas de Castillar, cuantas calderitas de oro en tu seno se encontrarán”.

Un trabajo concienzudo

Desde las altas montañas, de corazón duro pero maleable al fuego de pequeñas fraguas, hasta la vega de los ríos donde las primeras culturas cerealistas abrían los campos para hacerlos fértiles, el trabajo del arqueólogo consiste en leer e interpretar sobre el terreno cada resto diferenciador de episodios pasados, desde un pequeño fósil en las costras calizas de los páramos terciarios, hasta las labores industriales de los siglos XIX y XX. El investigador, bajo los parámetros de una estructurada metodología de trabajo, debe centrarse primero en el estudio previo de las fuentes documentales existentes, lecturas obligadas que ponen en antecedentes y dan pistas de los elementos más importantes a documentar. “Este es un momento de verdadero ratón de biblioteca, archivos y museos, en búsqueda de objetos y textos dispersos que nos llevan poco a poco a estructurar y planificar el posterior trabajo de campo”, prosigue Barbas. También los informantes locales son un verdadero tesoro para el arqueólogo. “Nos dan cuenta de la fabulosa tradición oral y la información de la toponímica menor, que tantos y tan buenos resultados añaden a la información arqueológica”, certifica el historiador.

El trabajo de campo lo caracteriza el paso lento pero firme del arqueólogo sobre el terreno, siempre en grupos de prospección, con más o menos cercanía entre sus miembros, y con la vista en el suelo. Campos de cultivo a pie, barro y polvo, densos bosques de encinar y arbustos, el vado de los ríos, subiendo y bajando laderas, o serpenteando en pequeñas oquedades, se hacen camino. Durante este tiempo predomina el silencio y el pensamiento, rotos muy de vez en cuando ante el pequeño hallazgo de una pieza susceptible de ser algo más. “En ese momento el corazón se acelera, el paso es más lento y se detiene, la vista se agudiza. ¿Será un hallazgo aislado, o los restos de un gran poblado perdido?”, describe el arqueólogo.

Todo el trabajo de campo es documentado día a día, tras la larga jornada. Se hace el resumen, se rellenan las fichas, los materiales arqueológicos se ponen en bolsas etiquetadas, y las fotográficas se descargan en el ordenador, todo con cuidado meticuloso como pruebas policiales de reconstrucción de hechos. El trabajo de gabinete viene a continuación. Se realiza bajo cubierta, las piezas arqueológicas son lavadas, etiquetadas, sigladas y se depositan en el museo arqueológico provincial. Toda la información se enumera y estructura. Entonces es cuando “las piedras hablan”. Análisis matemáticos, estadísticas, distribuciones territoriales, tipo de materiales y estudios cualitativos y cuantitativos abren las puertas a la memoria más profunda del municipio.

ADEL Sierra Norte capacitará a 25 nuevos guías micológicos

El lunes, 10 de octubre, se abre el plazo de inscripción para este segundo curso de formación impulsado por el Grupo de Desarrollo Rural cuya misión es la de mejorar la “empleabilidad” de sus alumnos en materias de interés estratégico en la comarca, como la Micología.

Después del éxito de la primera iniciativa sobre formación emprendida por ADEL Sierra Norte en el marco del programa Enfoque Leader, Eje 4, el próximo lunes, día 10 de octubre, el Grupo de Desarrollo Rural abre el plazo de inscripción de un segundo curso, de parecida naturaleza al recientemente inaugurado de Ornitología, pero en este caso sobre Micología. Formará a 25 nuevos guías en esta materia.

El interés por el mundo de los hongos ha crecido de forma exponencial en los últimos años. Al igual que ocurre con la Ornitología, también un buen conocimiento de la Micología puede mejorar la empleabilidad de trabajadores en situación de desempleo o proporcionar nuevos conocimientos de utilidad a profesionales del turismo rural en todas sus vertientes, a agentes medioambientales o a miembros de corporaciones municipales, asociaciones o empresas afincadas en áreas de alto valor micológico que les permitan aprovechar este importante recurso natural. De igual manera, existe un elevado riesgo de daño para el ecosistema si lo que se produce es un uso irracional del recurso que se une al peligro para la salud que comporta la ingestión de setas venenosas.

Teniendo en cuenta la potenciación de las ventajas de la Micología y la prevención de los riegos citados, el curso formará guías capaces de transmitir una utilización responsable del recurso al gran público. Consecuentemente, entre los objetivos del curso esta aprender sobre la biología del reino “fungi”, conocer el papel que los hongos han desempeñado en las distintas culturas a lo largo de la historia, capacitar a sus alumnos en el conocimiento de los hongos en relación con la naturaleza y en su dimensión de recurso sostenible, mostrar las propiedades de las setas como alimento, alcanzar la capacidad de identificación de las principales especies de setas de la provincia de Guadalajara, saber cuáles pueden ser los principales trastornos para la salud derivados de la ingestión de setas tóxicas o aprender las técnicas básicas de la fotografía de setas.

El curso tiene carácter presencial, consta de 140 horas lectivas y es completamente gratuito. Las clases se impartirán en la ciudad de Sigüenza y quedarán divididas en módulos de 40 horas, que se repartirán entre teoría, práctica y salidas al campo para el conocimiento del medio.

La única condición indispensable que deben cumplir los candidatos es la de ser mayores de 18 años, si bien tendrán preferencia en la admisión, de superarse el tope previsto, aquellos empadronados en pueblos cuyo término municipal esté comprendido en el ámbito de actuación de ADEL Sierra Norte, los que sean demandantes de empleo, las mujeres, los jóvenes menores de treinta años y los discapacitados. El plazo de inscripción al curso va a permanecer abierto hasta el día 21 de octubre.

Los interesados pueden solicitar su inscripción personándose en la sede seguntina de ADEL (Plaza de Don Hilario Yabén, 1) o contactando telefónicamente o vía correo electrónico con sus técnicos en el teléfono 949 39 16 97 y en el mail adel@adelsierranorte.org Una vez terminado el proceso de admisión, las clases comenzarán el día 2 de noviembre. La dirección técnica corresponde a la delegación castellano manchega del Grupo Empresarial EIN.

Pleno en el Curso de Monitor de Ornitología convocado por ADEL Sierra Norte

25 alumnos, el cupo máximo, han iniciado hoy las 60 horas lectivas de que consta el curso. El presidente de ADEL Sierra Norte, José Manuel Latre, y la gerente, Laura Ruíz, estuvieron presentes en la apertura del curso, que cuenta con la dirección técnica del Grupo Empresarial EIN.

Sigüenza. 27 de septiembre de 2011. En la mañana de ayer daba comienzo el curso de Monitor de Naturaleza especializado en Ornitología en el Centro de Interpretación del Parque Natural del Río Dulce de Mandayona. El recién comenzado es el primero de un ciclo impulsado por el Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte para la formación e información de promotores y emprendedores cuyos contenidos versarán en todos los casos sobre áreas estratégicas para la comarca. En pocos días ADEL hará públicas nuevas convocatorias en este sentido. La iniciativa se circunscribe al actual programa europeo, Enfoque Leader, Eje 4 (2007-2013), que está en plena ejecución. “Pensamos que la practicidad del curso y su oportunidad, en sintonía con la demanda creciente de buenos profesionales en el área del turismo ornitológico, mejorarán la empleabilidad de los asistentes a este primer curso de formación que impulsamos desde ADEL en el periodo actual”, explica Laura Ruiz, gerente de ADEL.

El curso ha completado su cupo máximo de participantes, con 25 alumnos inscritos. En su apertura estuvieron presentes el presidente de ADEL, José Manuel Latre, y Laura Ruíz. Latre dio la bienvenida a los alumnos, deseándoles el máximo provecho laboral y personal de las enseñanzas, mientras que Ruiz destacaba el éxito de la convocatoria. “El interés mostrado en la presentación del curso por cada uno de los alumnos augura un exitoso proceso formativo”, añadía Puri López Fajardo, responsable de formación del curso. La profesora definió también los objetivos prácticos que persigue: “Formaremos a nuestros 25 alumnos en materia de conservación y educación ambiental, y los especializaremos en la identificación de las aves que hay en el entorno de Guadalajara, haciendo hincapié en el de la Sierra Norte, para hacerlos capaces de guiar grupos e identificar las aves en cualquier época de cada año”.

La formación consta de un total de noventa horas lectivas, mezcla de teoría y práctica. En la parte teórica los alumnos aprenderán nociones que les darán introducción a la ciencia de la Ornitología, conocimientos sobre la taxonomía de las aves, nociones sobre datado y sexado de aves silvestres, conocerán técnicas para la observación de los pájaros y sobre el manejo del instrumental técnico habitual utilizado en Ornitología. En cuanto a la práctica, los futuros monitores recibirán al menos dos sesiones formativas sobre anillamiento científico en diferentes hábitats como cursos de agua, lagunas o embalses, pinar, encinar o hayedos, y otros dos itinerarios ornitológicos en alguno de los impresionantes escenarios naturales de que dispone la Sierra Norte en este sentido, como el Parque Natural de la Tejera Negra o el del Río Dulce.

Consecuentemente al terminar las clases el próximo 28 de octubre, los alumnos habrán adquirido la capacidad de guiar a grupos por itinerarios marcados, de interpretar ecoturísticamente itinerarios ornitológicos concretos y sabrán manejar diferentes métodos de observación de aves. La dirección técnica corresponde a la delegación castellano manchega del Grupo Empresarial EIN.

ADEL Sierra Norte inicia un ciclo de formación para promotores y emprendedores

Promocionará cursos sobre materias estratégicas por su alta “empleabilidad” y por su necesidad en su ámbito territorial

El plazo de inscripción para el primero de ellos, en este caso de “Monitor de la Naturaleza Especializado en Ornitología”, se abre el próximo lunes.

Sigüenza. 2 de septiembre de 2011. El Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte pone en marcha un ciclo de cursos destinados a la formación e información de promotores y emprendedores de la Sierra Norte que siempre versarán sobre áreas estratégicas para la comarca. La iniciativa se circunscribe al actual programa europeo, Enfoque Leader, Eje 4 (2007-2013), que está en plena ejecución.

Será próximo lunes cuando quede abierto el plazo de inscripción del primero de estos cursos, en este caso de Monitor de la Naturaleza especializado en Ornitología, que admitirá un cupo máximo de 25 alumnos. La única condición indispensable que deben cumplir los aspirantes es la de ser mayores de 18 años, si bien tendrán preferencia en la admisión, de superarse el tope previsto, aquellos empadronados en pueblos cuyo término municipal esté comprendido en el ámbito de actuación de ADEL Sierra Norte, los que sean demandantes de empleo, las mujeres, los jóvenes menores de treinta años y los discapacitados.

El curso, muy específico y especializado, tiene, entre otras muchas, la pretensión de mejorar la “empleabilidad” de trabajadores en situación de desempleo formando monitores capaces de responder a la creciente demanda de este servicio en zonas rurales de especial interés natural y riqueza avifaunística, como es el caso de la Sierra Norte de Guadalajara y de responder a una demanda latente en la comarca que tiene excelentes posibilidades de futuro. La formación consta de un total de noventa horas lectivas, entre teóricas y prácticas, que comenzarán a impartirse el próximo día 27 de septiembre en el Centro de Interpretación del Parque Natural del Río Dulce localizado en Mandayona. Los interesados pueden solicitar su inscripción personándose en la sede seguntina de ADEL (Plaza de Don Hilario Yabén, 1) o contactando telefónicamente o vía correo electrónico con sus técnicos en el teléfono 949 39 16 97 o en el mail adel@adelsierranorte.org

En la parte teórica los alumnos aprenderán nociones que les darán introducción a la ciencia de la Ornitología, conocimientos sobre la taxonomía de las aves, nociones sobre datado y sexado de aves silvestres, conocerán técnicas para la observación de los pájaros y sobre el manejo del instrumental técnico habitual utilizado en Ornitología. En cuanto a la práctica, los futuros monitores recibirán al menos dos sesiones formativas sobre anillamiento científico en diferentes hábitats como cursos de agua, lagunas o embalses, pinar, encinar o hayedos, y otros dos itinerarios ornitológicos en alguno de los impresionantes escenarios naturales de que dispone la Sierra Norte en este sentido, como el Parque Natural de la Tejera Negra o el del Río Dulce.

Consecuentemente al terminar las clases el próximo 28 de octubre, los alumnos habrán adquirido la capacidad de guiar a grupos por itinerarios marcados, de interpretar ecoturísticamente itinerarios ornitológicos concretos y sabrán manejar diferentes métodos de observación de aves. La dirección técnica corresponde a la delegación castellano manchega del Grupo Empresarial EIN.