Estudiantes de Ciencias Ambientales de la UAH visitan proyectos de desarrollo rural en Matillas

Ignacio Gordon, alcalde de Matillas y miembro de la Junta Directiva de Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte, y Jesús Letón, técnico del Grupo, explicaron la evolución histórica del municipio y de la cementera y cómo se gestionan las ayudas procedentes de las instituciones respectivamente.

Sigüenza. 30 de mayo de 2011. Diez alumnos que cursan estudios de Ciencias Ambientes en la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid visitaron la localidad de Matillas con el fin de conocer iniciativas de Desarrollo Rural puestas en marcha en este pueblo serrano, que es uno de los 85 municipios que conforman el ámbito geográfico del Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte. La UAH contactó con ADEL con el fin de que el equipo técnico del Grupo les mostrase a sus alumnos proyectos exitosos en este sentido que se mantienen en funcionamiento en el territorio. “Además de la gestión de los fondos, también forma parte de nuestro trabajo mostrar y publicitar experiencias de desarrollo rural que puedan servir de modelo a estudiantes o emprendedores en el futuro”, explica Laura Ruíz, gerente de ADEL.

En primer lugar tuvo lugar una sesión de trabajo con Ignacio Gordon, alcalde de Matillas y miembro de la Junta Directiva de ADEL. Los estudiantes siguieron muy atentos la exposición de Gordon, quien trazó a grandes rasgos la curiosa historia de la localidad y sus sucesivos crecimientos y decrecimientos poblacionales, haciendo especial hincapié en los avatares de la fábrica de cementos.

En esa misma sesión intervino el técnico de ADEL, Jesús Letón, que explicó a los madrileños ampliamente cuáles son las funciones del Grupo de Desarrollo Rural y contó la experiencia de su trabajo. Posteriormente, los alumnos de la UAH se trasladaron a las antiguas instalaciones de la cementera, hoy ocupadas por una nueva empresa. AGROSA desarrolla una actividad relacionada directamente con el mundo rural como es la fabricación de piensos, pelets de biomasa y aceites vegetales. Terminada la visita, los estudiantes deben redactar un trabajo que refleje lo aprendido en la experiencia.

Futuros agentes de desarrollo turístico visitan proyectos exitosos en Sigüenza de la mano de ADEL

Los técnicos de ADEL Sierra Norte explicaron a diez alumnos de desarrollo turístico procedentes de la Comunidad de Madrid cuáles son las ayudas que gestionan para el sector y les mostraron dos iniciativas exitosas en la ciudad de Sigüenza, el Hotel HC y el Restaurante El Doncel.

Sigüenza. 02 de mayo de 2011. Diez alumnos que cursan estudios para convertirse en agentes de desarrollo turístico en la Comunidad de Madrid visitaron la ciudad de Sigüenza la semana pasada para conocer en primera persona la labor de los técnicos que trabajan de la mano de las administraciones en los Grupos de Desarrollo Rural, y también la labor de promotores privados que han puesto en marcha iniciativas turísticas exitosas con la ayuda de los fondos europeos.

Laura Ruíz, gerente de ADEL, y Jesús Letón y Mercedes Díez, técnicos del grupo, explicaron inicialmente al grupo en qué consiste su labor diaria y también, a grandes rasgos, las líneas de ayuda que tramitan para ayuntamientos y emprendedores que deciden establecerse o ampliar sus negocios en el territorio de actuación de la Sierra Norte. Posteriormente la gerente acompañó a la expedición de madrileños a conocer dos iniciativas turísticas exitosas establecidas en la ciudad de Sigüenza. En primer lugar el grupo visitó el hotel HC, que abrió sus puertas en la ciudad hace ahora un año. El establecimiento hostelero de tres estrellas, propiedad de la familia Hombrados, tiene 24 habitaciones, sala de convenciones y está situado al comienzo del Parque de la Alameda, junto al río Henares. Pedro Hombrados, propietario del hotel, fue el encargado de mostrarles a los estudiantes las instalaciones, todas de nueva planta.

Para terminar su periplo seguntino, Ruíz acompañó a los visitantes hasta las instalaciones del Restaurante/Hotel El Doncel de Sigüenza. Allí Enrique Pérez mostró a los alumnos de turismo su establecimiento por dentro, desde el comedor a la cocina, pasando por las habitaciones y terminando en la funcionalísima aula de El Doncel desde la que los hermanos Pérez, el propio Enrique y Eduardo, enseñan, y ofertan un lugar en el que impartir 00clases de gastronomía. Al terminar la presentación de las instalaciones, los alumnos, muy interesados por la exposición de Enrique, consultaron sus dudas y pidieron consejo al restaurador para las futuras acciones que quieren poner en marcha. El objetivo del curso es hacer a los alumnos capaces de reconocer, detectar e investigar en un área determinada, sus recursos y posibilidades turísticas, catalogarlos, definir la demanda, características y necesidades, analizar proyectos y su impacto y llevar a cabo planes de comercialización de los productos, rutas, itinerarios, monumentos. Los diez alumnos son trabajadores desempleados inscritos en las oficinas de empleo, y trabajadores ocupados con mejora de empleo. Lo imparte la empresa INGECOM, consta de 300 horas lectivas, y el conocimiento de la realidad empresarial seguntina ha sido una de las últimas lecciones prácticas que han recibido. El curso lo financian la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo, motivo este último del que deriva la colaboración con otras iniciativas, como es la que lleva a cabo el Grupo de Desarrollo Rural ADEL, igualmente financiadas por Europa.

Hostal Doña Blanca

Va a generar un puesto de trabajo fijo y varios eventuales en función de la temporada turística.

Sigüenza. 20 de abril de 2011. Mañana jueves abrirá sus puertas al público el Hostal Doña Blanca, ubicado al pie de las murallas del Castillo-Parador de Sigüenza, en la calle Castillejos. Este nuevo establecimiento hostelero seguntino es propiedad de la Sociedad Hostal Doña Blanca SL, constituida por el matrimonio formado por Pilar Alonso y Javier Benito, quienes adquirieron la casa en un avanzado estado de degradación en marzo de 2004 con en fin de convertirla en un próspero establecimiento hostelero. El inmueble tiene un indudable valor histórico que se palpa en la fachada principal. La restauración que han llevado a cabo Pilar y Javier ha sido sumamente respetuosa con el pasado de la casa, y ha seguido en todo momento las directrices marcadas por la Comisión Provincial de Patrimonio. La arcada principal y el escudo de la familia Oriol son originales y datan del siglo XVIII.

Después de dos años de trabajo intenso, el ahora Hostal Doña Blanca ha quedado convertido en un coqueto hotelito rural de enormes posibilidades. Cuenta con catorce habitaciones dobles con baño distribuidas en las dos plantas originales que tenía el edificio, más una tercera cuya construcción fue autorizada por Patrimonio. El matrimonio ha destinado a la reconstrucción del edificio y a la puesta en marcha de la iniciativa una inversión cercana al millón de euros. El Grupo de Desarrollo Rural, ADEL Sierra Norte, subvencionará el importe máximo de la inversión permitido en este tipo de iniciativas (200.000 euros), con cargo a la medida 313 “Fomento de Actividades Turísticas”. Inicialmente el Hostal va a generar un puesto de trabajo fijo, más algunos otros eventuales en función de la temporada turística. Su inmejorable situación en el alto de la ciudad augura un buen nivel de ocupación a lo largo de todo el año.

El Hostal dispone en su planta baja de dos salones que lo habilitan también como restaurante, de cocina y cafetería. Igualmente un coqueto patio interior, con vista a las murallas del Castillo quedará habilitado como terraza veraniega. En total, el Doña Blanca dispone de 1200 metros cuadrados útiles. En una primera fase de explotación el matrimonio tiene previsto abrir sólo como Hostal para, en un futuro próximo emprender nuevas líneas de negocio.

Abre en Atienza el primer taller de mecánica del automóvil

Se llama Boxes y es propiedad de una joven pareja, Ana Cobo e Iván Casado, que han invertido más de 30.000 euros en este proyecto en el que cuentan con una subvención de ADEL que cubre el 38% de la inversión (IVA no incluido)

Atienza. 14 de marzo de 2011. Iván Casado trabajaba en Guadalajara y Azuqueca, mañana y tarde respectivamente, en dos talleres mecánicos. Su novia, Ana Cobo, se había quedado en el paro en Zaragoza, su ciudad natal. Se conocieron en las fiestas de los pueblos del entorno de Atienza puesto que ambos comparten orígenes en el terruño. Ella veraneaba en Barcones (Soria), el pueblo de su abuelo, y él en Romanillos de Atienza (Guadalajara), distantes sólo 11 kilómetros. También tienen la misma edad, 23 años. Desde hace dos tienen muy claro que su futuro está en el pueblo, adonde acaban de emprender una vida en común.

En Atienza, y hasta ahora, no había ningún taller mecánico en 45 kilómetros a la redonda. Hace unos días abrió sus puertas al público Boxes, el primero de mecánica del automóvil que abre en el pueblo desde hace muchos, muchos años. Ana e Iván llevan trabajando en su idea desde hace dos años. Han invertido más de 30.000 euros en él para acondicionar un viejo local que ahora es su negocio, y para comprar la maquinaria necesaria. El Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte les va a aportar el 38% del coste del proyecto (sin IVA).

La joven pareja tiene una ilusión enorme en su recién comenzada vida en común y en su negocio. “Tenemos muchas ganas de trabajar duro”, aseguran. La vida en el pueblo no les retrae, al contrario. “Nos gusta el ambiente. A diferencia de lo que pueda parecer, nosotros creemos que en el pueblo se puede tener una mucho mejor calidad de vida que en la ciudad”, explica Iván. De hecho, Ana ha podido cumplir su sueño de tener caballos en el pueblo. “Me encantan los animales, aquí puedo criarlos y cuidarlos, en Zaragoza no”, dice.

Recién abierto su taller “Boxes”, se dedica al mantenimiento del automóvil y a la mecánica en general. En Atienza la apertura ha generado una cierta expectación. “Los vecinos nos preguntan, y están muy contentos con nuestra idea, porque hasta ahora no tenían el servicio. Para cualquier problema mecánico del coche, tenían que desplazarse a Sigüenza, Jadraque, Soria o Ayllón”, resume Ana. “Yo trabajaba por cuenta ajena en Guadalajara y en Azuqueca, pero me atrajo la idea de abrir algo propio, que fuera bueno para el entorno. Me gusta pensar que estos pueblos irán a más en el futuro. Ojalá la tendencia de los próximos años sea volver al campo”, añade Iván.

Va a generar un puesto de trabajo fijo y varios eventuales en función de la temporada turística

  • En estos días se distribuye entre los 85 municipios que constituyen el territorio del ADEL.
  • La revista tiene un fin divulgativo que pretende extender el conocimiento de las ayudas y subvenciones que gestiona ADEL por todos los rincones de la Sierra.

Sigüenza. 1 de marzo de 2011. El Grupo de Desarrollo Rural ADEL Sierra Norte acaba de editar el primer número de su revista “La Pizarra” que en estos días se está distribuyendo en los 85 municipios que integran el territorio sobre el que actúa la Asociación. “Hemos tratado de acercar al gran público de la manera más cercana y llana posible cuáles son los fines que persigue ADEL y cuál es nuestra actualidad”, afirma la gerente del Grupo, Laura Ruíz. La revista tendrá un carácter semestral.

En este primer número “La Pizarra” explica, en el apartado ¿Quiénes somos?, qué es un Grupo de Desarrollo Local, cuál es su ámbito de actuación y qué clase de proyectos son los que subvenciona ADEL en su área de influencia, además de presentar al equipo. “En la próxima edición incidiremos en otros aspectos para darle a la información un carácter útil”, anticipa Ruíz. También con un propósito divulgativo, en éste y en sucesivos números “La Pizarra de la Sierra Norte” va a pormenorizar en todas las líneas de ayudas disponibles en las que el Grupo invertirá hasta 4.5 millones de euros en el periodo 2007-2013, comenzando por la línea 312 denominada “Creación de Microempresas”. Para ilustrar lo que se puede llegar a hacer con las inversiones, la revista recoge casos reales puestos en marcha como fruto de la unión de esfuerzos entre la inversión particular y la institucional.

Con el propósito de repasar los tesoros de la Sierra Norte, “La Pizarra” incluye dos apartados turísticos. En el llamado Joyas Arquitectónicas y Naturales la revista recorrerá el territorio de Adel partiendo de la sede seguntina del Grupo para mostrar el patrimonio arquitectónico en un número y natural en el otro de la mano de algún experto conocedor del área elegida. En esta primera edición es Pilar Martínez Taboada, la recién nombrada Cronista Oficial de la ciudad de Sigüenza la que explica las joyas del románico, o protogótico, seguntino localizadas en la ciudad y en Carabias, cuya iglesia es uno de los máximos exponentes guadalajareños del estilo. El segundo apartado turístico de la revista se llama “Nuestros pueblos según los emprendedores”. Este primer número está dedicado a la bella localidad de Pálmaces de Jadraque. Artículos de opinión y reportajes sobre las Migas de Jadraque y sobre la Asamblea 2010 del Grupo que tuvo lugar en octubre completan la edición.